¿Por Qué Te Enfadas y Te Enojas? ¿Te Hace Sentir Mejor?

by Alessandra

Cada día nos enfadamos o nos enojamos por algo. El trafico, los impuestos, la política, el futbol, los conductores maleducados, el coche que se estropea, los niños, la pareja, un comentario critico en las redes sociales y un largo etcétera de mini molestias que nos hacen estallar.

¿Algunas vez te has preguntado a que sirve enfadarse? ¿Desaparece tu problema?

Lo más probable es que las pulsaciones de tu corazón suban igual que tu tensión arterial, pero el problema sigue allí.

Lo que pasa es que reaccionamos de forma exagerada frente a acontecimientos que llegan inesperados y que nos cogen de sorpresa. Pensamos tenerlo todo bajo nuestro control y a la mínima desviación del camino estallamos como petardos.

Anticipamos una realidad perfecta que no existe y que inevitablemente nos decepciona.

¿Acaso cuando éramos jóvenes no estábamos enfadado con el mundo entero?

Que dicen los estoicos sobre el enfado

Todavía sonrío al recordar mis ataques de ira cuando era jovencita y las veces que me enfadé por cosas absolutamente fútiles. Afortunadamente con los años he ido madurando y he aprendido a controlar mis impulsos.

Muchas de las enseñanzas han venido de los filósofos estoicos: no esperar nada de nada. Aceptar las cosas como vienen. Aprender a controlar las emociones y a esperar mucho menos de la vida.

Los estoicos dicen que no podemos controlar lo que sucede a nuestro alrededor: las desgracias, las guerras, la opinión de los demás, las personas que nos perjudican o que nos hacen daño. Pero sí tenemos el poder de controlar cómo respondemos. Tenemos el poder de controlar quiénes somos por dentro y como queremos sentirnos. 

Aquello que nos indigna no son las acciones de los otros, pues tienen su principio en el espíritu que las guía; son nuestras propias opiniones. Suprime, pues, tu opinión; cesa con firme resolución de juzgar tus acciones como molestas para ti, y tu cólera se disipará.

Meditaciones (libro undécimo), Marco Aurelio

Lo que dicen los estoicos es de suprimir nuestra opinión que causa la ira o sea como respondemos a los eventos.

Te estarás preguntando si esto va a eliminar los problemas.

Por supuesto que no. Los problemas seguirán llegando, los compañeros te fallaran, los amigos te mentirán, las personas seguirán criticándote y unos cuantos desconocidos te pisarán los pies sin remordimiento alguno.
Pero nada de esto debería perturbar tu paz mental.

Yo creo que es posible alcanzar un estado mental en el que simplemente ningún acontecimiento externo puede perturbar la paz interior.

Cada vez que me encuentro al limite de explotar me paro a observar. Analizo el hecho real de forma objetiva y sin implicaciones emocionales y luego observo lo que siento en mi interior y me pregunto:

¿De verdad estas emociones de rabia y de enojo me hacen sentir bien?
¿Cómo puedo ver las cosas de otra forma sin alterar mi paz mental?
¿Cómo puedo solucionar este problema (si puedo solucionarlo) y mantener la compostura?

Como reacciono a los eventos es mi responsabilidad.
La ira, el enfado, el enojo, no vienen de algún planeta extraterrestre. Son, como todas las emociones, una elección y un hábito.

Yo voy a elegir la calma sobre la ira y voy a practicar hasta que se transforme en mi hábito numero uno.

¿Y tú?



Si te ha gustado lo que acabas de leer puedes compartirlo, comentarlo, pinearlo.

...

Leave a Comment

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.