El minimalismo en contra del consumismo de las rebajas

by Alessandra Favetto
El minimalismo en contra del consumismo de las rebajas

Pasada la tormenta de las compras de las fiestas de Navidad y de Reyes, en enero llega el tormenton de las rebajas, de las ofertas y de las gangas.

Otra carrera más al consumismo desenfrenado de productos innecesarios. Y una vez más me encuentro a defender el minimalismo en contra del consumismo, en este caso el minimalismo en contra del consumismo de las rebajas, lo realmente necesario en contra de las necesidades creadas por el sistema.

Lo más sorprendente ha sido pasar el otro día por un centro comercial en el centro de la ciudad (no iba por tiendas, había aparcado allí por comodidad) y ver esta marea de gente robotizada salir de las tiendas con su bolsa de Zara, Bershka, Mango y otras marcas parecidas, tan feliz por haber ahorrado unos cuantos euros en comprar artículos que realmente no necesitan.

¿Cuánto habrá durado esta felicidad pasajera? Un día como mucho, justo el tiempo de llegar a casa, quitar la etiqueta de la prenda y guardar el “tesoro” en el ropero apilado en la montaña de otros tesoros olvidados.

Es una realidad que ir de compras provoca satisfacción en la mayoría de las personas, sobre todo entre los jóvenes. ¿Pero por qué?

Según los psicólogos y los estudios hechos en este campo comprar provoca en los consumidores un sentimiento de satisfacción por el mero hecho de poder llevarse la novedad o poder adquirir un producto a un menor precio. Este sentimiento de satisfacción es por supuesto pasajero lo que conlleva a volver a consumir para llenar el vacío emocional.

La insatisfacción y la tristeza interior te empujan a buscar en la compra el alivio a la sensación de vacío que el propio consumismo provoca.
O sea, el consumismo te atrapa en un círculo vicioso y en una espiral de insatisfacción crónica ya que la alegría no está en poseer las cosas sino en desearlas.


El minimalismo en contra del consumismo de las rebajas

A este punto vuelvo al concepto de minimalismo como a un estilo de vida que rechaza el consumo excesivo y que busca el auto-control sobre los estímulos consumistas a los que estamos constantemente expuestos y bombardeados.

Hazte solo una pregunta antes de ir a las rebajas: ¿Necesito realmente comprar esta cosa? ¿Me hace realmente falta?

El minimalismo es entender que tener más no significa estar mejor o ser más feliz. Poseer muchas cosas, ropa de marca, últimas novedades y tecnología no te convierte en mejor persona y no define tu personalidad.

Tener 20 par de zapatos, 15 jerseys, 12 vaqueros, 30 camisetas y el último modelo de iPhone no te hace más feliz, te hace solo un poco más pobre. Porque la verdad es que no necesitas ganar más dinero sino gastar menos. No necesitas comprar más sino comprar responsablemente. No necesitas más cosas sino bienestar y serenidad interior.

El consumismo te empuja a buscar fuera lo que no necesitas.
El minimalismo te invita a buscar dentro de ti lo que es realmente importante.

La diferencia es abismal.

 

Buen día!

Alessandra Favetto - Surffulness.com

 

You may also like

Deja un comentario

* Al dejar tu comentario has leído y acceptado la política de privacidad de esta web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.