Como empezar a ser minimalista

by Alessandra Favetto
Como empezar a ser minimalista

Desprenderse de lo innecesario y eliminar lo superfluo es el primer paso para empezar a ser minimalista.

En verdad el primer cambio es tomar consciencia de que venimos al mundo sin nada y moriremos sin nada entonces ¿porque pasar la vida acumulando cosas?

Las posesiones no hacen más feliz, pueden ayudar a vivir más cómodo pero no brindan la paz interior ni evitan los problemas.

Podemos probar una momentánea sensación de placer en el momento en que adquirimos un objeto pero en la mayoría de los casos esta sensación desvanece tan pronto como ha llegado.

Con el tiempo estos objetos se van acumulando, ocupan espacio y pierden su función originaria (satisfacer una necesidad). Pero siguen allí guardados en una caja, cogiendo polvo en una estantería, olvidados en un ropero. La clave entonces para empezar a ser minimalista es tirar, regalar, donar o vender lo que ni se usa ni se necesita. Así de simple.

 

Algunas preguntas que te ayudarán a deshacerte de las cosas

 

Para adaptarse al nuevo concepto de una vida con menos cosas es mejor empezar con pequeños pasos, por ejemplo liberando un cajón o seleccionando la ropa que no se usa. Elige una zona de la casa donde quieres empezar a poner orden.

Es importante centrarse solo en algo concreto como los zapatos o la ropa interior o las especias de la cocina para evitar la sobrecarga de tener que liberar una habitación entera.

Luego por cada objeto que encuentras hazte estas preguntas:

 

  • ¿Esto lo he usado en el último año? Si la respuesta es no, fuera.
  • ¿Me hace falta? Si la respuesta es no, fuera.
  • ¿Puedo vivir sin esto? Si la respuesta es sí, fuera.
  • ¿Cual es la peor cosa que puede pasar si tiro esto? Si no pasa nada, fuera.
  • ¿Lo estoy guardando solo por motivos sentimentales? Si la respuesta es sí, fuera.
  • ¿De verdad lo voy a usar? Si la respuesta es no, fuera.
  • ¿A alguien puede hacerle falta más que a mí? Si la respuesta es sí, fuera.
  • ¿Tengo algo igual o parecido? Si la respuesta es sí, fuera.
  • ¿Pega con mi estilo actual o con la estética de la casa? Si la respuesta es no, fuera.
  • ¿Lo estoy guardando solo “por si a caso”? Si la respuesta es sí pero el “por si a caso” puede pasar dentro de un año o más, fuera.
  • ¿Me da alegría? Si la respuesta es no, fuera.

 

Para no estresarse demasiado y para que la cosa no se convierta en una “operación mudanza” lo ideal es eliminar 1-2 cosas al día. Llevar un estilo de vida minimalista tiene que ser un placer y tiene que llenar por lo tanto es mejor ir poco a poco.

Hay muchísimos otros aspectos de una vida minimalista que abordan la gestión del tiempo, el uso de las redes sociales o de la tecnología, el ahorro, la salud, la comida, etc. pero si el objetivo es simplificar la vida y vivir mejor mi consejo es abrazar el minimalismo con calma y paciencia y disfrutar del proceso. Todo lo demás vendrá a su tiempo y de forma más natural.

Para empezar a ser minimalista recuerda solo eliminar todo lo que no usas, no sirve y no necesitas.
Ya está.

Ahora a practicar y disfrutar del nuevo camino.

 

Hasta pronto,

Alessandra Favetto - Surffulness.com

 

Suscríbete por email

Deja un comentario

* Al dejar tu comentario has leído y acceptado la política de privacidad de esta web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.