Category:

Minimalismo

Minimalismo documental

Esta mañana he dedicado mi tiempo mágico a ver el documental “Minimalism – a documentary about the important things”. El documental sobre las cosas importantes, o sea las personas y no las cosas. ¡Me ha encantado!

A través del testimonio de personas que han abrazado el minimalismo como estilo de vida, el documental es un ataque explícito al consumismo impulsivo y a la invasión publicitaria de la sociedad moderna.

Ryan Nicodemus y Joshua Fields Millburn, ideólogos americanos del movimiento minimalista, mentes pensantes tras la web theminimalists, hacen hincapié en que deberíamos vivir con lo suficiente, con lo que añade valor a nuestra vida, y no dejarse llevar por las falsas necesidades provocadas por el exceso publicitario.


Somos lo que somos, no lo que poseemos.

La felicidad no se puede comprar. El hecho que tengas mucho dinero no significa que eres más feliz. El hecho que tengas que trabajar doce horas diarias para recibir un sueldo alto no te hace más feliz de lo que trabaja menos horas y gana mucho menos.

El mensaje del documental es claro, la calidad de la vida antes de la cantidad.

El minimalismo es vivir deliberadamente, elegir consumir con conciencia, rodearse de cosas y personas que añaden valor a nuestra vida. La idea es eliminar todas las cosas y las actividades que crean ruido y generan estrés para crear espacio donde nuevas experiencias, personas, y también cosas que realmente amamos, puedan fluir.

¿De verdad necesitas 10 par de vaqueros, 20 par de zapatos y 50 camisetas? La verdad es que nadie se va a fiar de como vas vestida y de cuantos cambios de ropa tienes. Esto es algo que le importa solo a las revistas de cotilleo si eres famosa. Y aun así una imbécil vestida de Gucci sigue siendo una imbécil en mi opinión.

En el documental, 

El documental está lleno de más anécdotas de este tipo, es divertido y al mismo tiempo muy profundo en el mensaje que transmite. Sin duda un “tienes que verlo”.
¡Ah! Y lo que me ha gustado muchísimo del documental es que regalan muchos abrazos. Esto necesita el mundo, menos cosas y más abrazos.

Si antes había empezado el camino hacia el minimalismo deshaciendome de ropa, objetos y cosas innecesarias, ahora que he visto el documental sé con certeza absoluta que este es el estilo de vida que quiero seguir, y estoy trabajando para minimizar todo lo que me rodea. ¡Me siento genial!

 

Una última cosa, recuerda esto:

Ama a las personas y usa las cosas. Lo contrario nunca funciona.

 

 

Un abrazo,

Alessandra Favetto - Surffulness.com

0 comment
Claves para que el consumismo no mate el espíritu navideño

Es triste pero es verdad, el consumismo y este afán de comprar, comprar y comprar pueden acabar con la ilusión de la Navidad.

Necesitaba focalizar algo más importante para celebrar estos días así que he elaborado unas claves para que el consumismo no mate el espíritu navideño y se pueda disfrutar de la Navidad y de Los Reyes con mayor ilusión.


Claves para que el consumismo no mate el espíritu navideño

Planea visitas a familiares y amigos

Las fiestas navideñas son un momento para encontrarse con familiares y amigos, reforzar contactos humanos, reunirse, abrazarse, reír. Regalar momentos reales de amistad y amor vale más que cualquier objeto se pueda comprar.

Puedes organizar un aperitivo con tus grupos de amigos, hacer una visita a familiares que no sueles ver a menudo, organizar un recorrido para ir a felicitar personalmente a las personas queridas.

Usa menos el whatsapp y llama más por teléfono

Como todos los años, la semana antecedente la Navidad se convierte en un flujo sin parar de mensajes prefabricados y cadenas de felicitaciones anónimas que llegan al whatsapp.

El video de Papá Noel enviado con un clic a la lista de todos los amigos puede ser gracioso pero no tiene nada de personal. Mejor preparar un listado de los amigos que queremos felicitar y llamarlos por teléfono uno a uno (la telefoneada se puede hacer con whatsapp para no gastar dinero).

Dos minutos hablando valen más que 1 mensajes de texto y ocupan el mismo tiempo pero la diferencia es enorme.

Toma tiempo para reflexionar

Que seas religioso o no, la Navidad es un buen periodo del año para reflexionar sobre cómo ha ido el año y sobre cómo podrías mejorar como persona.

Puedes escribir tus pensamientos en una libreta o un diario. Resulta muy efectivo dividir el papel en dos columnas, en una apuntas los deseos para el futuro y en la otra columna las cosas de ti que quieres mejorar.

Aléjate de los centros comerciales y del centro ciudad

El nerviosismo de la ciudad y de la gente es más elevado en proximidad de los centros comerciales y del centro de la ciudad. Se percibe energía negativa, mucha prisa, estrés de comprar regalos y gastar dinero.

En estos sitios todo induce únicamente al consumo del superfluo, de los caprichos, de los deseos innecesarios.

Alejate de estos lugares y visita algún pequeño pueblo cercano, posiblemente en la naturaleza. Allí respirarás una atmósfera más tranquila, placentera y auténtica.

Además si tienes que comprar regalos tendrás mejor elección de productos no estandarizados como en las tiendas de los centros comerciales.


Sigue estos sencillos consejos

Para que las fiestas navideñas cobren un sentido real:

  • presta más atención al contenido que a la forma,
  • invierte más interés en las personas que en las cosas,
  • comprometete en dar más amor y compasión,
  • escucha tu corazón y piensa en los demás.

 

¡Felices fiestas!

Alessandra Favetto - Surffulness.com

 

0 comment

Como empezar a ser minimalista

by Alessandra Favetto
Como ser minimalista

Desprenderse de lo innecesario y eliminar lo superfluo es el primer paso para empezar a ser minimalista

En verdad el primer cambio es tomar consciencia de que venimos al mundo sin nada y moriremos sin nada entonces ¿porque pasar la vida acumulando cosas?

Las posesiones no hacen más feliz, pueden ayudar a vivir más cómodo pero no brindan la paz interior ni evitan los problemas.

Podemos probar una momentánea sensación de placer en el momento en que adquirimos un objeto pero en la mayoría de los casos esta sensación desvanece tan pronto como ha llegado.

Con el tiempo estos objetos se van acumulando, ocupan espacio y pierden su función originaria (satisfacer una necesidad). Pero siguen allí guardados en una caja, cogiendo polvo en una estantería, olvidados en un ropero.

La clave entonces para empezar a ser minimalista es tirar, regalar, donar o vender lo que ni se usa ni se necesita.

Así de simple.


Algunas preguntas que te ayudarán a deshacerte de las cosas

Para adaptarse al nuevo concepto de una vida con menos cosas es mejor empezar con pequeños pasos, por ejemplo liberando un cajón o seleccionando la ropa que no se usa. Elige una zona de la casa donde quieres empezar a poner orden.

Es importante centrarse solo en algo concreto como los zapatos o la ropa interior o las especias de la cocina para evitar la sobrecarga de tener que liberar una habitación entera.

Luego por cada objeto que encuentras hazte estas preguntas:

  • ¿Esto lo he usado en el último año? Si la respuesta es no, fuera.
  • ¿Me hace falta? Si la respuesta es no, fuera.
  • ¿Puedo vivir sin esto? Si la respuesta es sí, fuera.
  • ¿Cual es la peor cosa que puede pasar si tiro esto? Si no pasa nada, fuera.
  • ¿Lo estoy guardando solo por motivos sentimentales? Si la respuesta es sí, fuera.
  • ¿De verdad lo voy a usar? Si la respuesta es no, fuera.
  • ¿A alguien puede hacerle falta más que a mí? Si la respuesta es sí, fuera.
  • ¿Tengo algo igual o parecido? Si la respuesta es sí, fuera.
  • ¿Pega con mi estilo actual o con la estética de la casa? Si la respuesta es no, fuera.
  • ¿Lo estoy guardando solo “por si a caso”? Si la respuesta es sí pero el “por si a caso” puede pasar dentro de un año o más, fuera.
  • ¿Me da alegría? Si la respuesta es no, fuera.

Para no estresarse demasiado y para que la cosa no se convierta en una “operación mudanza” lo ideal es eliminar 1-2 cosas al día.
Llevar un estilo de vida minimalista tiene que ser un placer y tiene que llenar por lo tanto es mejor ir poco a poco.

Hay muchísimos otros aspectos de una vida minimalista que abordan la gestión del tiempo, el uso de las redes sociales o de la tecnología, el ahorro, la salud, la comida, etc. pero si el objetivo es simplificar la vida y vivir mejor mi consejo es abrazar el minimalismo con calma y paciencia y disfrutar del proceso. Todo lo demás vendrá a su tiempo y de forma más natural.

Para empezar a ser minimalista recuerda solo eliminar todo lo que no usas, no sirve y no necesitas.

Ahora a practicar y disfrutar del nuevo camino.

0 comment
Minimalismo digital: darse de baja de las listas de correo

El mundo del business y de las ventas gira alrededor de los correos electrónicos. Hoy en día un email vale más que el oro. Pero demasiados correos electrónicos pueden provocar estrés.
El minimalismo digital es la clave para sobrevivir.

Una de las reglas básicas y esenciales de una estrategia de marketing es la adquisición de clientes mediante el correo electrónico ya que para las empresas este canal ofrece el retorno más alto de inversión.

Te das cuenta cuando navegas por Internet, cada página que visitas te pide la registración o la suscripción o te invita a dejar tu email a cambio de un regalo.

No hay nada malo en esto. Lentamente ya nos hemos acostumbrado a dejar nuestra dirección de correo electrónico en todos los establecimientos que nos lo piden, ya sea para hacer una compra online o para recibir ofertas o promociones especiales. Lo malo es cuando tu bandeja de entrada alcanza números despropositados y te ves desbordada por la cantidad de mensajes que llegan.

Hay fechas en que estos mensajes se disparan de forma inverosímil: el Black Friday, el día sin Iva, el Cyber monday, el Día del padre, el Día de la madre, la Navidad, los Reyes, San Valentín. Es agotador.

Hoy he dicho ¡basta!

Quiero tener el control sobre lo que llega a mi vida y no quiero ser un sujeto pasivo y un blanco fácil de los vendedores.

Hoy he empezado la campaña anti-suscripciones que será mi rutina para los próximos días hasta que mi bandeja de entrada esté limpia y ordenada. Me voy a dar de baja de las listas de email que no me interesan o que son inútiles o que intentan venderme algo. Es mi derecho. Punto.

Si tu también te animas tocaras con mano los beneficios de la campaña anti-suscripciones y no querrás volver atrás. Hasta en esto puedes convertir tu bandeja de entrada en un lugar más minimalista.


Beneficios en darse de baja de las listas de correo:

1. Ahorras tiempo

Es más rápido revisar 10-20 correos que 50-80 o más. El tiempo que ahorras lo puedes invertir en contestar los emails importantes y adelantar tareas o en profundizar temas que sí te interesan.

2. Evitas distracciones

Si no te llega esta email de Bored Panda es más probable que no pierdas tiempo en leer el post sobre los 13 momentos más ridículos de gatos cayendo al agua. Evitas también la irresistible tentación de bichear algunos posts más.

3. Ahorras dinero

La oferta del día, la súper promoción de Navidad, el Black Friday, son todas invenciones comerciales para incitar a comprar. Si te das de baja de los correos de las tiendas online seguro que evitas gastar dinero en algo que no necesitas en absoluto.

4. Eres más productiva

Más tiempo (ver punto 1) y menos distracciones (ver punto 2) igual a más productividad. El objetivo es focalizar tus energías en las tareas prioritarias del día y llevarlas a cabo.

5. Tienes menos estrés

Está probado científicamente que los emails y las notificaciones provocan estrés. Reduciendo el número de mensajes que llegan a tu bandeja de entrada notaras un gran alivio y además no estarás tan pendiente de “no quiero perderme nada, quiero saberlo todo”. Empezarás el día más relajada y de mejor humor.


Cómo darse de baja de las listas de correo

Ahora la práctica:

Entra en tu bandeja de entrada, descarga el correo electrónico y empieza a revisar cada remitente para identificar si lo puedes eliminar. Empieza por los que habitualmente borras sin ni siquiera leerlos porque ya sabes que te quieren vender algo.
Al final de los mensajes hay casi siempre un enlace que dice “cancelar suscripción” o “darse de baja” o “si no deseas seguir recibiendo comunicaciones, etc. etc.”. Haz clic sin miedo, te estás quitando peso de encima.
Si no encuentras el enlace para darte de baja simplemente contesta al email diciendo “quiero darme de baja” o algo parecido.

Luego pasa a los remitentes que te envían notificaciones. Generalmente son de portales a las que estás suscrita porque públicas en ellos, por ejemplo Facebook, Linkedin, los portales de fotos como Flickr, etc.. Aquí a lo mejor te interesa mantener la suscripción pero no recibir las notificaciones así que entra en tu espacio personal y desactiva el envío de estos mensajes. Otro alivio más.

Repite esta práctica durante una semana / 15 días para asegurarte que te hayas dado de baja de todos los mensajes innecesarios.

 

Reduciendo al mínimo la cantidad de emails que te llegan empezarás a tener una vida más sencilla y ordenada y sobre todo estarás al mando de lo que quieres que entre en tu vida.

Luego cuéntame como te ha ido.

 

ciao ciao

Alessandra Favetto - Surffulness.com

 

0 comment