¿Andar o correr? Lo importante es moverse!

by Alessandra Favetto

El movimiento en general es sano y beneficioso para la salud, todos lo saben y todos los medios nos lo recuerdan.

Pero entre el decir y el hacer hay un mar que cruzar! Este mar es la fuerza de voluntad. Es la capacidad de transformar un pensamiento en un habito diario y un habito diario convertirlo en un estilo de vida.

 

La fuerza de voluntad es la capacidad de transformar un pensamiento en un hábito diario y un habito diario convertirlo en un estilo de vida.

 

No me gusta correr, creo que nunca me ha gustado. Lo he intentado muchas veces pero no acaba de convertirse en mi deporte preferido.

Esto no quiere decir que no corra, al revés. Ya que sé que es unos de mis puntos debiles, hago un esfuerzo extra para entrenarlo. Sin excusas. Es verdad que cuando salgo a correr por los caminos en el campo después de un rato se me cargan mucho las piernas, esta sensación de que el oxígeno no llega bien a mis extremidades inferiores. Entonces cuando esto pasa simplemente bajo el ritmo hasta recuperar un poquito o incluso me pongo a andar rápido un minuto o dos para luego volver a correr.

 

En la cinta de correr me encuentro mucho más cómoda y corro con mayor soltura pero evidentemente no es lo mismo que correr en la naturaleza, disfrutando del paisaje y de los olores del campo. Pero bueno, sigue siendo una valida opción para hacer un poco de ejercicio. De hecho, ahora que en verano hace mucha calor, he empezado a hacer tres sesiones semanales en la cinta de correr por la mañana recién levantada, antes de desayunar. De 05:30 a 06:00, unos 3-4 kilómetros, justo para empezar el día con energía!

 

Es cierto que disfruto muchísimo más a andar. Puedo mantener un buen ritmo sin esforzar demasiado las piernas y puedo concentrarme mejor en mis alrededores. Además tengo más resistencia para hacer más kilómetros.
Y mientras mis pies avanzan, mis pensamientos vuelan. Es curioso pero de verdad las mejores ideas o momentos creativos me llegan cuando ando. También me llegan pensamientos de todas clase, desde que preparar de comer a recordarme que tengo que llamar mi asesor fiscal, pero intento discriminar lo más posible para dejar espacio solo a pensamientos positivos.

 

Andar y correr sanan el cuerpo y liberan el espíritu.
En contacto con la naturaleza aún más y en compañía de una mascota ya te digo.

¿A que esperas? Ponte los zapatos de deporte y sal!

 

Buena vida,

Alessandra Favetto - Surffulness.com

Suscríbete por email

 

Deja un comentario

* Al dejar tu comentario has leído y acceptado la política de privacidad de esta web.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.